Las niñas y niños deben aprender a andar en línea para proteger su privacidad

Para niñas y niños en el mundo digital: aprende a andar en línea de forma segura y responsable

URL corta: https://www.tec-check.com.mx/?p=20034

Este artículo está dirigido a las niñas y niños en el mundo digital, es decir que son [email protected] de internet, con el fin de explicarles los riesgos que corren al estar en línea y qué medidas tomar para protegerse. Hoy en día, aprender a andar en línea debe ser parte de la enseñanza a [email protected] [email protected] Agradecemos a la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) por publicar este artículo en su versión reducida en la Revista del Consumidor de la edición abril 2019.

¿Sabías que si tienes entre 6 y 17 años y ya estás en línea eres parte del 34% de los usuarios de internet en México?[1] A diferencia de tus papás o abuelos, tú naciste en un ambiente ya conectado y en la mayoría de las ocasiones eres tú quien les explica a los adultos cómo funciona una nueva aplicación. La digitalización ha cambiado la forma en cómo tú, y en general, las niñas y niños, nos desarrollamos en varios aspectos, por ejemplo, cómo socializamos (compartir historias en Instagram), cómo formamos nuestras creencias (leer un artículo en un Blog o ver un video en YouTube), cómo aprendemos de forma creativa (aprender un idioma con una aplicación) y también, cómo nos divertimos (jugar videojuegos en nuestros celulares). Sin dudas, estas novedades digitales traen muchas ventajas y oportunidades, pero también riesgos para ti y tu familia.

Nuestra intención en este artículo es explicarte cuáles son los riesgos a los que estás expuesto cuando estás en línea. También, te daremos unos consejos para andar por el mundo digital como una o un profesional; identificando los riesgos y sabiendo cómo mitigarlos. Así como aprendiste a cruzar la calle únicamente cuando el semáforo está en verde, en el mundo de la digitalización lax niñas y niños en el mundo digital debemos aprender ciertas reglas para andar en línea de forma segura y responsable. No estás solo, tus papás y tu escuela tienen la responsabilidad de apoyarte en esta tarea. Si crees que tus papás pasan más tiempo en sus celulares que contigo, puedes hacer lo que miles de niñas y niños en Hamburgo (la segunda ciudad más grande de Alemania) hicieron: salieron a las calles con letreros que decían “Jueguen con nosotros y no con sus celulares”.[2]

Primero, ¿Qué significa estar en línea?

Antes de empezar es bueno definir la frase “andar en línea”. Cuando en tu celular abres WhatsApp entonces dices que estás en línea y eso significa que la aplicación empieza a recoger datos de tu uso. Lo mismo pasa si abres Instagram, Facebook, YouTube, GMAIL o cualquier aplicación. Cuando buscas algo en Google o en cualquier otro buscador, estás en línea. También estás en línea cuando recibes un mensaje o una foto por medio de un Messenger o Snapchat. En todas estas ocasiones [email protected] niñas y niños en el mundo digital están [email protected] a contenido y tienen la posibilidad de interactuar con este contenido. Por un lado, estar [email protected] te permite tener acceso a muchas cosas interesantes, pero, por otro lado, muchas empresas tienen un interés en analizar tu comportamiento en el mundo digital. ¿Por qué? Pues, para explicarte de forma sencilla, con tus datos ellos pueden ganar dinero. La digitalización (el mundo en línea) es participativa. Nosotros creamos contenido (fotos, mensajes, videos, textos, y más) y ese contenido puede ser a) escalable (se puede compartir con muchas personas), b) replicable (se puede copiar y quedarse en manos criminales) y c) accesible para todas y todos los usuarios en línea (tanto para gente buena como para gente mala)[3].

Precio
(MXN)
Reseña: Consola Nintendo Switch Neon Nacional, Edición Estándar Evolución Mejor Precio
Mes
Compara precios: Nintendo Switch Neon

Los riesgos para niñas y niños en el mundo digital

Después de haber definido la frase “estar en línea”, pasemos a los riesgos. Podemos clasificar los riesgos en dos tipos: los relacionados con el contenido (lo que ves) y los de contacto (los que surgen cuando interactúas en línea). Los riesgos de contenido tienen que ver con todo lo que vemos en línea o cuando usamos aplicaciones móviles. Por ejemplo: Cuando buscamos en el internet podemos estar expuestos a contenido que no es adecuado para nuestra edad. Este tipo de contenido pueden ser fotos o videos que nos asusten o nos hagan sentir incómodos. Si viste cosas raras en el internet, cosas que te dejaron muchas preguntas o pesadillas, habla con tus papás y/o tu maestra en la escuela sin vergüenza. [email protected] te quieren ayudar.

Los riesgos de contacto surgen cuando interactuamos con otras personas (conocidas o no conocidas). Recuerda que al compartir contenido en línea (fotos, videos o mensajes, ya sea en Facebook o WhatsApp) estás permitiendo que ese contenido sea accesible para todas y todos. Puede ser que la persona a la que le enviaste esa foto, la comparta con alguien más sin decírtelo. Para ilustrarte el problema que hay con eso: ¿Sabías qué 8 de cada 10 casos de ciberbullying (que es cuando alguien se burla de manera ofensiva y ataca a una persona en las redes digitales) en México son realizados por jóvenes con menos de 18 años? Si te atacaron o se burlaron en el internet (sobre tu cuerpo, tus amigos, tus pasatiempos, tu familia, tus gustos, etcétera.) habla con tus papás y/o tu maestra en la escuela sin vergüenza. El silencio no te ayuda para nada. Y un tema también muy importante relacionado con los riesgos de contacto: Si personas, especialmente los que son más grandes que tú, te mandan fotos (con o sin ropa), dan “me gusta” a tus fotos con tus amigas o amigos, te invitan a comer un helado en algún lugar o te agregan enviándote un mensaje raro, es muy importante que hables con tus papás inmediatamente. Eso puede ser muy peligroso para ti y tu familia.

Los riesgos como consumidor en línea

Las niñas y niños en el mundo digital somos también consumidores en línea, por ejemplo, cuando pedimos a nuestra mama que nos compre un videojuego para el celular o cuando consumimos información, por ejemplo, el último video de nuestra YouTuber favorita. Esto significa que, así como los adultos, las niñas y niños nos enfrentamos a riesgos relacionados con publicidad (cuando los fabricantes nos quieren convencer para que consumamos algo), fraude (cuando hacemos clic sin decirnos de qué se trata y después cobran a nuestros papás), sobregasto (cuando compramos varias extensiones para un juego sin aviso a nuestros papás), compra de productos peligrosos (cuando podemos comprar un juego que no es adecuado para nuestra edad) y abuso de datos personales (cuando los fabricantes usan nuestros datos personales y nuestras preferencias para crear perfiles individuales sobre nosotros).

Dicen que nada en esta vida es gratis entonces ¿cómo pagas por las aplicaciones que a veces descargas en el celular o tableta de forma gratis? La respuesta es: con tus datos personales (por ejemplo, muchas aplicaciones piden acceso a tus contactos y fotos) y con la publicidad que te mandas estas aplicaciones. ¿Qué es la publicidad? Son todos los anuncios o comerciales que nos dicen sólo cosas buenas sobre un producto o servicio. Por ejemplo, en YouTube, son los videos que interrumpen lo que estamos viendo o en tu juego son esos mensajes que salen de la nada. No sólo a veces molesta que el anuncio salga y salga en la pantalla mientras juegas o aprendes un idioma en la aplicación sino también es riesgoso porque a veces darle clic en esa publicidad te puede llevar a una página con virus o con contenido no apto para tu edad. Un estudio reciente encontró que el 95% de las aplicaciones catalogadas como infantiles en Estados Unidos tiene al menos un anuncio publicitario[4]. Y lo peor: muchas aplicaciones dicen que el juego es gratis, pero al fin nos piden pagar para seguir jugando. Habla con tus papas antes de hacer clic en “pagar”.

¿Sabes por qué las empresas hacen esta publicidad? Ellos saben que nosotros – como niñas y niños – somos todavía muy influenciables. Si nos gusta una marca durante la infancia, muy probablemente nos gustará esta marca durante la adolescencia también. En general, la publicidad no es mala, pero hay que tener mucho cuidado, sobre todo, cuando no podemos identificarla porque ¿a quién le gusta que le estén ofreciendo algo sin que lo quiera? Por ejemplo: ¿sabías que muchos YouTubers reciben productos de empresas para promoverlos en sus videos? Las marcas quieren que nuestra YouTuber favorita salga en el video recomendándolo. Por eso antes de pedir ese producto a tus papás, es importante que te preguntes si eso lo necesitas tú o sólo lo quieres porque lo viste en YouTube.

Precio
(MXN)
Videojuego FIFA 19 Nintendo Switch, Champions Edition Evolución Mejor Precio
Mes
Compara precios: Nintendo Switch FIFA 19

Otro de los riesgos al consumir en línea es el mal uso de tus datos personales. Los datos personales son todo lo que te identifica como persona, por ejemplo, tu nombre, dirección, teléfono, nombre de tu papá, mamá o hermanos, escuela a la que vas, etc. Recuerda que no sabes quién realmente está del otro lado de la pantalla y en el internet todo se queda guardado. Los datos personales tenemos que cuidarlos porque pueden decirle a la otra persona muchas cosas sobre nosotros, sobre nuestros gustos o familia. Algo que está pasando, no sólo a las niñas o niños, sino a los adultos también es el uso de nuestros datos personales para crear perfiles sobre quiénes somos, qué hacemos, qué nos gusta y cómo nos comportamos. Estos perfiles facilitan a las empresas mandarnos publicidad individualizada acorde con nuestras preferencias. A ti te gusta la idea de que alguien analice tus datos personales y fotos privadas. A nosotros no. Por ejemplo, ¿sabías que Facebook es dueño también de WhatsApp e Instagram? Así en un futuro, Facebook podría analizar las fotos a las cuales les das “Me gusta” en Instagram (ellos usan inteligencia artificial para eso), revisar tus contactos y mensajes en WhatsApp y al fin, comparar eso con tu comportamiento (likes, fotos, videos, links, etcétera) en Facebook. Todo con el fin de analizar y documentar desde tus preferencias y pasatiempos hasta lo que recibes los domingos. ¿Para qué? Pues ellos podrían usar estos datos para mandarte en Facebook e Instagram publicidad individualizada y de esta forma, aumentar la posibilidad de que tú compres los productos anunciados.

Tenemos que entender y tener cuidado con las aplicaciones de juegos. Muchas veces podemos descargar de forma gratuita en su versión básica, pero una vez que queremos extensiones tenemos que pagar por usarlas. Al inicio, tal vez parecen como pagos chiquitos, pero eso se puede convertir en montos grandes. ¿Recuerdas la aplicación de Pokemon Go? En los primeros 30 días de juego, los usuarios pagaron 3,000 millones de pesos para poder usarla.

Recomendaciones

La educación y protección de nosotros, las niñas y niños, en el mundo digital es una responsabilidad compartida entre los papás, las empresas, el gobierno y toda la sociedad. En lo que respecta a nosotros, nuestra responsabilidad es estar alertas y comunicarles a nuestros papás cualquier cosa que nos haga sentir inseguros, incómodos o con desconfianza. Te compartimos nuestras recomendaciones principales para ti y para tus papás:

Para lxs niñas y niños en el mundo digital:

  • Sé codo con tu información personal: Durante el registro en un chat, aplicación o en una red social (por ejemplo, Instagram) solamente comparte la información mínima. Cuando te piden un correo electrónico para el registro, por favor usa una dirección de correo electrónico que no incluya tu nombre y apellido completo, pero tampoco uses un apodo que suene como algo provocador, grosero, poco respetuoso o que muestre tu edad (ejemplo, [email protected]). Nunca compartas en línea tu número celular, dirección física o tu nombre de usuario de Facebook.
  • Ten una actitud de desconfianza: No aceptes invitaciones de amistad enviadas por gente no conocida. Estas personas podrían robar tus fotos y usarlas para cosas ilegales (por ejemplo, ellos podrían vender a una plataforma de criminales fotos de ti en la playa). No hagas clics en links no conocidos que te mandan por correo o te aparecen en páginas de internet. Hacer clic es eso podría significar descargar un virus o que te roben tus datos personales o los de tus papás.
  • Cuida tus datos y tu identidad: Tu perfil en Instagram o Facebook debería ser solamente accesible para tus verdaderas amigas y amigos. En fotos públicas (por ejemplo, la de tu perfil) sólo muestra tu cara. Así evitas que malas y extrañas personas intenten contactarte. Revisa que todo lo que publiques sea sólo para tus amigas, amigos y familiares.
  • Borra las aplicaciones que no uses: Las aplicaciones instaladas siguen recolectando información sobre ti, aunque ya no las uses y además consumen tu batería. Mejor bórralas.
  • ¡Jamás te reúnas con personas conocidas en el internet!: Lamentablemente muchas malas personas aprovechan el mundo digital para sus actividades criminales e ilegales. Por eso, nunca aceptes una invitación para reunirte en un lugar físico. Si alguien te pide o presiona para que se reúnan, habla con tus papás inmediatamente.

Lo que puedes esperar de tus papás:

Después de leer o escuchar este artículo, te recomendamos pedirles a tus papás que hablen contigo. Lo que puedes esperar de tus papás es:

  • Que tengan un oído bien abierto: Ellos deberían escucharte en cualquier momento, especialmente en momentos tal vez incómodos para ellos o para ti. Por ejemplo, si alguien te mandó una foto sin ropa o de violencia, habla con tus papás. Ante estos casos no hay nada de qué avergonzarse y el silencio puede hacer todo peor.
  • Que tus papás definan reglas claras y transparentes sobre el uso de celulares y computadoras: Como sabes, la mejor diversión la tenemos con nuestras amigas y amigos en el patio de la escuela, en las canchas de fútbol o cuando los papás nos leen un libro. El uso del celular, la computadora o el televisor no nos ayudan a hacer amigos que sean para el resto de nuestra vida. Pide a tus papás que ellos tampoco usen su celular en ciertas horas para que pasen tiempo juntos sin estar en línea. ¡Tú también tienes el derecho de decirle a tus papás que no pueden usar el celular durante la hora de comida o el desayuno! Tu mamá y/o papá deberían de poner el ejemplo.
  • Que tus papás te instalen buscadores y aplicaciones dirigidas para tu edad: Hay muchas buenas aplicaciones que nos ayudan a aprender y que nos cuidan de contenido y contacto peligroso. Pídeles a tus papas que ellos las investiguen y las instalen en tu celular.
  • Que tus papás desinstalen compras in-game: se puede desactivar la opción de dar clic para seguir jugando o para comprar una extensión del juego.

Con esto puedes empezar a aprender a cómo navegar por internet de forma segura. Todos las niñas y niños en el mundo digital estamos expuestos y es normal si tienes dudas o no sabes qué hacer. No tengas pena o miedo y acércate a tu papá, mamá o maestros.

Si te gustaría recibir más contenido como éste (100% libre de publicidad e imparcial), te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter aquí. No hacemos SPAM y es gratuito.

El equipo mexicana-alemán fundador de Tec-Check

Fiorentina y Maximilian, fundadores de Tec-Check (@fiorgarciam) y (@chilangoaleman1)

[1] INEGI. (2017). Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH).

[2] DW. (2018). Niños protestan en Hamburgo contra padres pegados al celular. Consultado el 05 de marzo del 2019. Disponible en https://www.dw.com/es/ni%C3%B1os-protestan-en-hamburgo-contra-padres-pegados-al-celular/a-45411345.

[3] CommonSense. (2009). Digital Literacy and Citizenship in the 21st Century. Consultado el 05 de marzo del 2019.

[4] NCBI. (2019). Advertising in Young Children’s Apps: A content analysis. Consultado el día 05 de marzo del 2019.

Te puede interesar también: