Encuentra toda la información sobre la historia de las lavadoras aquí.

La historia de las lavadoras, contada por Tec-Check

URL corta: https://www.tec-check.com.mx/?p=1737

Sin ninguna duda la motivación del hombre por desarrollar máquinas de lavado viene desde muy lejos. Allá, por el año 1691, se concedió la primera patente en Inglaterra. El ser humano siempre ha estado obsesionado por las máquinas que reemplazan el trabajo duro que implica lavar la ropa. Quizá el motivo se deba a la búsqueda de su propia comodidad y, por lo tanto, obtener más beneficio para él. Las primeras lavadoras eran muy rudimentarias, aunque hay que señalar que en 1904 comienzan a anunciar las primeras lavadoras eléctricas con muchísimo éxito. En 1960 se convierte en un electrodoméstico de lo más cotidiano y, por supuesto, inseparable. Desde sus primeros pasos la lavadora ha evolucionado mucho, tanto a nivel estético como en términos de funcionamiento.

Estamos en 1782, un tal Henry Siedger construye la Metropolitan, es decir, una máquina que se asemeja a una tinaja y con funcionamiento manual. En 1855 logran construir una máquina que además de lavar también seca la ropa.Por el año 1880 hacen su aparición las primeras lavadoras que son capaces de calentar el agua. Sin poder ser de otro modo “Tesla” inventa un motor eléctrico. Alva Fisher revolucionó los Estados Unidos, ya que enseña al gran público la primera lavadora eléctrica. Hay que decir, nos hallamos en 1910. Después de 1945 comienza la fiebre de la lavadora, es decir, un éxito imparable de ventas en lo que respecta al mudo occidental. En 1960 se da un paso más y se incorporan los llamados temporizadores, tiempo después los microprocesadores. Como bien podemos comprobar la lavadora ha sufrido una auténtica transformación. También se adentró en nuestras vidas para no abandonarnos. ¿Quién podría vivir actualmente sin dicho electrodoméstico? Absolutamente nadie.

El funcionamiento de una lavadora contemporánea y sus especificaciones técnicas

Dicho electrodoméstico cuenta con un tambor en el cual se hallan pequeños orificios e ira girando. Al efectuar tal movimiento se mezclará el detergente con la ropa sucia. El culpable de la rotación es el motor eléctrico y suele estar colocado detrás o debajo del tambor. Los nuevos modelos apoyados con la microelectrónica dejan unos resultados excelentes.

Actualmente hay lavadoras de dos tipos:

Tamaño: Hay que tenerlo muy presente a la hora de adquirir una lavadora, ya que cada vez los hogares tienen un espacio más reducido. En la actualidad las lavadoras más demandadas en el mercado son las de carga frontal. Su ancho estándar es de 59, 5 cm. Respecto a las de carga superior suelen ser más estrechas y suelen medir unos 40 cm.

Aguastop: dicho sistema es de suma importancia ya que nos evitará sustos innecesarios. Si se diese el caso de tener una fuga en nuestro electrodoméstico tal artefacto lo bloqueará y no entrará ni saldrá agua, por lo tanto, estaremos a salvo de inundaciones.

Sensores de carga: son capaces de detectar la cantidad de ropa y el tipo de tejido. Con lo cual solo arrojará el agua necesaria, eso sí, realizando una limpieza totalmente óptima. Podremos ahorrar hasta un 30% menos de agua.

Bomba de calor: hay lavadoras que al mismo tiempo tienen incorporada la secadora. Estás utilizan la bomba de calor, ya que es el método más avanzado y además con resultados fabulosos.

Uso de electricidad: es bueno comprar una lavadora de ahorro energético. Aconsejo la de la clase “A”. Lo notaremos a la hora de pagar la factura. Es muy aconsejable fijarse en la siguiente etiqueta: “categoría de eficiencia energética”.

Trucos para ahorrar energía

  • Es conveniente no cargar excesivamente el tambor.
  • Evitar usar frecuentemente temperaturas altas de lavado. Si no hay más remedio que utilizar un programa de agua caliente, que éste sea corto.
  • No abusar de la secadora.
  • Es de suma importancia enjuagar el filtro periódicamente, ya que esto ayudará que el filtro se encuentre en estado óptimo de funcionamiento y así, conllevará un ahorro energético.
  • Echar el jabón en su justa medida.
  • Usar jabones líquidos.
  •  Escoger el mejor horario a la hora de lavar.

Recuerda: con un compra inteligente, los resultados son más personales, tanto en términos de dinero como de corajes. Si quieres más información sobre lavadoras y su uso, lee nuestro artículo Consejos para comprar y optimizar el uso de una lavadora

Te puede interesar también: