El Samsung Galaxy Tab 9.7 LTE S2 es una tableta de buena calidad que cuenta con el sistema operativo Android. Su pantalla AMOLED[1] funciona bien y tiene alta resolución (2048 x 1536 píxeles). En cuanto a los colores y calidad de la imagen, el Samsung Galaxy cuenta colores vibrantes y un ángulo de visión amplio, es decir, la imagen es visible incluso cuando se ve desde la perspectiva lateral.

Si hablamos de capacidad, la tableta tiene 3 GB de RAM. La memoria interna disponible es de 25 gigabytes (GB) y se puede expandir hasta 128 GB. Esta capacidad de memoria hace que la tableta sea adecuada para apps de oficina y juegos gráficamente pesados. Tiene una buena batería porque sostiene casi 12 horas para ver vídeos, pero también necesita cinco horas para tener una recarga completa y sin modo “carga rápida”. El dispositivo pesa 386 gramos y es un dispositivo delgado.

El manejo de la tablet es amigable dado que se sincroniza con la computadora por medio de la nube o del SmartSwith (software de sincronización). La tableta también puede funcionar como celular porque cuenta con una tarjeta SIM en formato nano. Es por eso, que también puede acceder a las redes LTE. Además tiene un receptor GPS incorporado.  Esta Galaxy Tab está equipada con dos cámaras, una en la parte delantera y otra en la trasera. La primera con 2.1 megapíxeles (MP) y la segunda con 8 MP. La cámara trasera es OK con luz suficiente, pero no puede compararse con la que viene en los celulares de esta marca. Con respecto a la delantera, considerando que son 2 MP, es de baja resolución. La tableta puede tener varias apps al mismo tiempo. Sin embargo, la creación de una pluralidad de perfiles de usuario no está disponible. Una gran ventaja es el desbloqueo con huella digital, lo que le da más privacidad y seguridad, que otros dispositivos. Finalmente, si quieres una opción más barata busca la versión sin celular o checa el Samsung Galaxy Tab A 9.7

[1] AMOLED es una tecnología creada por Samsung, cuyas siglas significan “Matriz activa de diodos orgánicos emisores de luz. La virtud del AMOLED es poder crear negros puros gracias al turn-off de los píxeles en las zonas que no necesiten mostrar color, sin necesidad de usar retroalimentación. Gracias a lo anterior, las pantallas AMOLED pueden controlar la iluminación e intensidad de luz, tienen contraste de mayor profundidad, mayor ángulo de visión (podemos verlas desde cualquier ángulo), mejores colores y menos peso.

 

Fuentes: Stiftung Warentest, organización y fundación alemana de consumidores que participa en la investigación y comparación de bienes y servicios de una manera imparcial.